Trabajo Sin Experiencia

¿Cómo conseguir trabajo sin experiencia?

La mayoría de las veces, se necesita experiencia para encontrar un trabajo. Pero para obtener experiencia, necesitas un trabajo. Pero para conseguir un trabajo… en fin.

El círculo vicioso se complica cuando empiezas a buscar tu primer «trabajo de verdad». ¿Te preguntas cómo encontrar un trabajo sin experiencia? Hemos hecho algunas investigaciones para ti y esto es lo que encontramos.

Consejos para encontrar un trabajo sin experiencia laboral

Estos consejos para encontrar trabajo sin tener experiencia laboral te ayudarán a alcanzar la meta de un buen empleo, en un tiempo muy razonable. Recuerda: ¡una búsqueda de trabajo nunca es rápida!

Capacitación para conseguir un empleo sin tener experiencia

Tomar cursos, participar en talleres, obtener certificados y diplomas. Obvio que lo ideal es lograr un título universitario, pero si quieres o necesitas un empleo, esperar 5 o 6 años es mucho tiempo.

Por eso te invitamos a que busques mejorarte constantemente. Si tu meta, por ejemplo, es convertirte en abogado/a, existen muchos cursos de corta duración que te calificaran como asistente jurídica.

Esto no sólo te proporcionará conocimientos para el trabajo que quieres hacer, sino que también mostrará tu dedicación y compromiso.

Incluso el aprender oficios relacionados con tu futura profesión. ¿Quieres ser diseñadora de modas? Toma un curso de corte y confección, aprende a usar correctamente las diferentes máquinas para coser, cómo cortar telas y practica mucho.

¿Quieres ser diseñador industrial? Pues, no te vendría mal desarrollar habilidades con la madera, por ejemplo. O, tal vez, tomar un curso para aprender a soldar o manejar un torno.

Todos estos conocimientos extras te ayudarán mientras estudias y logas tu meta. Pero, también, de darán herramientas que te permitirán acceder a trabajos relacionados con la profesión deseada.

Gana puntos extras

Dependiendo del campo en el que deseas desarrollas tu actividad laboral, busca obtener ventaja. Volviendo al ejemplo que te mencioné antes, tal vez pueda surgir una oportunidad de ser cadete (ayudante, mensajería) para un buen buffet de abogados. Aprender a manejar un vehículo y obtener una licencia para conducir, podría darte ventaja entre los demás candidatos.

Lo mismo pasa con los conocimientos de programas informáticos como Excel, Word o PowerPoint. Hay muchos cursos y tutoriales gratuitos online.

Aprovéchalos, te darán puntos extras para alcanzar tu meta. Igualmente con los idiomas. Si sabes “algo” de inglés, busca que sea mucho.

Haz cursos y prácticas para mejorar el idioma. Todos esto ayudará a compensar tu falta de experiencia laboral y te dará una buena oportunidad de trabajo.

Amplia tu red de contactos.

Trabajar para conseguir un empleo si no tienes experiencia

Otra forma de ganar experiencia laboral es trabajar por poco o nada de dinero. No parece particularmente motivador, pero te abrirá muchas puertas.

Puedes hacer trabajo voluntario, una pasantía o trabajo independiente para la formación práctica. A continuación te explicamos cada uno de ellos para que elijas el que más se ajusta a tus necesidades.

Trabajo voluntario

En un trabajo voluntario donas tu tiempo, conocimientos y habilidades para ayudar a otras personas. Aunque no recibas dinero a cambio, se espera que trabajes con compromiso y dedicación al igual que en un empleo remunerado.

Un voluntariado te ayudará a desarrollar muchas cualidades y habilidades que te serán de gran ayuda en el campo laboral.

Al donar tu tiempo para el beneficio de personas carenciadas, por ejemplo, podrás desarrollar empatía, habilidades de comunicación y trabajo en equipo.

Te ayudará a ser más consiente de tu entorno y tu comunidad. Te ayudará a crecer y madurar de manera personal y laboral.

Busca en tu ciudad programas de voluntariado y obtén la experiencia que necesitas y buscas.

Pasantías (ideal para conseguir un trabajo sin tener experiencia)

Estas es otra forma muy buena de ganar experiencia para entrar en el mundo laboral. Una pasantía es un período de formación, aprendizaje o desarrollo en una empresa.

Te permite adquirir nuevas habilidades profesionales trabajando en el área que deseas desarrollar.

Lo bueno de las pasantías es que, si tienes un buen desempeño y desarrollo, es posibles que en el futuro puedas formar parte de la empresa de manera permanente.

Trabajo independiente

Dependiendo de tus objetivos profesionales, empezar o contribuir a un blog puede ser una gran manera de mostrar tus pasiones y talentos.

En resumen, rellena tu currículum y tu cartera con los proyectos relevantes que lleves a cabo a tiempo parcial, los fines de semana o durante las vacaciones escolares.

Ampliar tu red de contactos es la mejor forma de conseguir trabajo, aunque no tengas experiencia previa.

El trabajo en red es una de las claves del éxito profesional. ¿Por qué es importante? Porque muchas ofertas de trabajo no se anuncian. A menudo se contrata al amigo del sobrino de un empleado.

Contratar a alguien es un poco como elegir la próxima serie que verás en netflix: ¡las recomendaciones de alguien en quien confíes cuentan!

Para crear una buena red de contactos, ve a ferias de empleo, dile a tus amigos y familiares que quieres encontrar un trabajo, y asiste a eventos relacionados con su entorno «profesional» ideal.

Crear un perfil en LinkedIn. Y no cualquier perfil, uno bueno, uno que llame la atención. No solo te ayudará a ampliar y conservar tu red de contactos. También, es una forma de mostrarle a los demás (incluso tus futuros empleadores) tus habilidades y cualidades.

Crea un perfil en linkedIn aun que no tengas experiencia laboral.

¿Cómo puedo crear un buen perfil para LinkedIn?

Foto de portada

La foto de la portada de tu perfil de Linkedin es una gran manera de mostrarte y causar una buena primera impresión. Cuando diseñe el banner, elija un archivo JPEG, PNG o GIF que tenga menos de 4MB de tamaño.

Asegúrate de dejar espacio en la parte inferior de la imagen, ya que la parte superior de tu perfil tiende a recortar la imagen.

Cuida la foto de perfil

Tu perfil en LinkedIn es una forma de presentarte a tus prospectos o futuros empleados. La gente se tranquiliza más cuando puede ponerle cara a los nombres de las personas con las que hace negocios. Su foto debe ser actual, clara, profesional y preferiblemente sonriente.

No es necesario que uses camisa y corbata, pero sí que estés presentable. Bien aseado y peinado, con una camisa o blusa. Recuerda que tu futuro jefe podría llegar a ver tu perfil. Esto no es Instagram o Facebook, así que compórtate.

Añade un título simple y contundente

El título de un artículo de periódico debe ser pegadizo y despertar la curiosidad, para que quieras seguir leyendo. Lo mismo ocurre con el título de tu perfil de LinkedIn.

Debe reflejar lo que haces, quién eres y ser relevante para tu mercado objetivo. Su objetivo es atraer la atención para que los visitantes tengan curiosidad por saber más de ti.

Escribir tu resumen (about)

El resumen es la sección más importante de su perfil. Tan pronto como un usuario de la web se sienta atraído por tu cabecera y tu título, aquí es donde irá a aprender más sobre ti.

Lo más importante en esta etapa es inspirar confianza. Deja que la gente te conozca mejor compartiendo tu historia. Quien eres, cuáles son tus logros, que has aprendido y qué planeas hacer en el futuro. Cuáles son tus metas y sueños.

Enumera tus habilidades

Haz una lista de todas las habilidades, experiencias y cualidades personales requeridas para tu futuro trabajo. Luego agregue las habilidades, experiencias y cualidades personales que ya tiene.

Esto servirá como referencia para ayudarte a entender dónde necesitas mejorar o destacar en tu CV y carta de presentación.

Presenta sólo tus principales habilidades, las que le permiten destacar de otros perfiles. Listar demasiadas habilidades no funciona a tu favor. Elije 3, máximo 5

Aprende nuevas cosas.

Conviértete en un experto en tu campo

Aprende todo lo que hay que saber sobre el sector y el empleo. Esto no sólo te preparará para tu futura carrera, sino que también te ayudará con la creación de redes y las entrevistas de trabajo.

Para convertirte en un experto en tu campo, interactúa en foros, lee blogs y únete a grupos en las redes sociales. También asegúrate de conocer algunos nombres de empresas claves a nivel local, nacional e incluso internacional.

Aprovechar el conocimiento de los demás

A la gente le gusta dar consejos y ser vista como especialistas o expertos en su campo elegido. Una vez que conozcas los nombres de los profesionales que admiras y que han seguido la carrera que desea seguir, intenta ponerte en contacto con ellos.

Puedes hacerlo por e-mail o, si prefiere las presentaciones a la antigua, escribiéndoles una nota manuscrita, por ejemplo.

Pedir consejo sobre los próximos pasos en su carrera es una buena manera de hacer que sus contactos se sientan importantes y valorados. No envíes toneladas de currículums por correo electrónico.

La gente está ocupada y sus buzones están llenos. Siempre establece contacto de antemano, antes de pedir un consejo o incluso un favor.

Es como tener un mentor. Alguien que te guie y ayude a desarrollarte como profesional. En algunos casos, hasta podrías lograr trabajar con ellos (sin recibir una remuneración), y ganar la experiencia que necesitas para tu próximo empleo.

También, estas pueden ser las mismas personas que te sirvan de referencia. Ellos pueden dar sus recomendaciones por escrito o permitirte dar su teléfono de contacto para recomendarte como un candidato apto para el puesto de trabajo que pretendes.

¿Tienes una historia interesante que contar?

Los empleadores te harán preguntas (¡muchas preguntas!), así que prepara respuestas claras y concisas para explicar por qué quieres entrar en el campo, qué pasos quieres dar para lograr ese objetivo y qué talentos tienes para ofrecer.

Este es el momento de hablar de sus pasiones para causar una buena impresión. Mencionar todas sus importantes habilidades y experiencias, coronar todo esto describiendo sus antecedentes escolares y universitarios y convencer a cada uno de sus interlocutores.

Por esto es que son tan importantes los cursos, clases y talleres que te aconsejamos tomar anteriormente. Todo esto formará parte de tu historia y experiencia. Y te hará sobresalir por encima de los demás.

Necesitas hacer un currículum, aunque no tengas experiencia.

Y ya que estás en ello: asegúrate de que tu currículum refleje los elementos clave de esta historia. Concéntrate en tus talentos y habilidades y no sólo en los títulos de los puestos de trabajo.

Crea un currículum que no se centre en el pasado, sino que mire hacia el futuro. Destacando todos los grandes proyectos en los que podrás trabajar en el futuro.

Consejos para hacer un buen currículum sin experiencia

Tu primer currículum puede no tener mucha experiencia para mostrarla. Sin embargo, esto no debe ser una excusa para tratar de llenarla con información insignificante. Mantenlo simple y asegúrate de que el formato es apropiado para la compañía que ofrece el puesto.

La elegancia y la disposición de la información Te ayudará. Por lo tanto, es importante que, antes de empezar a escribir su primer CV, consultes diferentes plantillas de CV y consideres cuál es la ideal para su perfil.

Selecciona una foto con un fondo neutro. Evita las fotos en la playa o en pareja (o recortadas), no son las que el reclutador quiere ver. Y ten en cuenta el aseo y la vestimenta apropiada.

Asegúrate de que tus textos estén libres de faltas de ortografía y errores editoriales. No olvides que la primera impresión que causes es sumamente importante.

Crea un currículum personalizado.

Adjunta una carta de presentación a tu currículum.

Asegúrate de que tus habilidades e intereses estén bien desarrollados. Establece un objetivo claro y habla de lo que puedes hacer.

Por supuesto, si es necesario, puedes ser flexible y aceptar un trabajo diferente al que estás buscando, pero siempre ten en cuenta tu objetivo. Este tipo de enfoque es muy popular entre las empresas.

Concéntrate en lo que te caracteriza como profesional y no en tus puntos débiles. El gerente de recursos humanos que reciba tu currículum inexperto puede ver otras cosas en ti, como tu motivación, la prioridad que le da a los resultados o su capacidad de adaptación al cambio.

Personalización

Un error que comúnmente comenten las personas, con y sin experiencia laboral, es el generalizar. ¿A qué me refiero con esto?

Que redactan un currículum y una carta de presentación único, sin importar a quien va dirigido. Envían el mismo currículum para trabajar como camarero y para ser recepcionista en una oficina.

Las habilidades requeridas son diferentes, así como son diferentes las tareas a desempeñar. Por eso no puedes enviar la misma carta de presentación o CV a todo el mundo.

Tomate el tiempo para investigar la empresa y las tareas relacionadas con el puesto de trabajo que pretendes. Evalúa tus aptitudes, conocimientos, habilidades y experiencias, y organízalas para que puedas cumplir con las expectativas del puesto.

Esta es una forma de destacar y diferenciarte de los demás. Te lo pongo de este modo: que le importa al reclutador si sabes cortar rápido las verduras porque trabajaste como ayudante de cocina, si ahora te postulas como cajera para un supermercado. Otras son las habilidades que se tendrán en cuenta.

Por eso no puedes enviar el mismo cv ni la misma carta de presentación a todos. Tómate tu tiempo y hazlos específicos para cada empleo que optes.

Hacer hincapié en las aptitudes no técnicas

Un reclutador de RRHH tiene en cuenta los conocimientos técnicos (habilidades duras) y el comportamiento (habilidades blandas) a la hora de seleccionar al próximo empleado.

Cómo interactúas con los demás o tu reacción ante una situación el trabajo, pueden hacer la diferencia y darte ventaja. Por eso es que las habilidades blandas son tan importantes.

Destaca tus habilidades para motivar a la gente, ser versátil, supervisar o hablar en público. Crea un currículum que refleje tu personalidad y muestre tus habilidades sociales en todo su esplendor profesional.

Si puedes demostrar por qué las habilidades blandas ayudan a facilitar el aprendizaje de las habilidades técnicas, entonces has dado en el clavo.

7 habilidades blandas que te harán destacar.

7 habilidades blandas que te harán destacar

Si ya las tienes, asegúrate de colocarlas y destacarlas en tu currículum. Si te faltan, haz planes y busca la manera de desarrollarlas o mejorarlas.

Recuerda que pueden hacer la diferencia y lograr que te elijan a ti para el puesto que tanto deseas. Incluso, sobre aquellos que ya tienen experiencia.

1. Colaboración a distancia

En las organizaciones cada vez más interconectadas, en las que los equipos son polimórficos, escalables, remotos y a veces multiculturales, en las que las comunidades virtuales y las redes sociales tienen prioridad sobre las organizaciones verticales, será fundamental saber cómo colaborar y cooperar a distancia. Esto se traduce en:

Una alta calidad relacional: escuchar, compartir, empatía, comunicación interpersonal, ser capaz de «conectar» con los demás y establecer relaciones ricas y sinceras.

Esto presupone un gran conocimiento de sí mismo y de las diferencias en los perfiles psicológicos que uno puede encontrar.

El dominio de las herramientas de colaboración a distancia, tanto sincrónicas (chat, videoconferencia, reunión virtual, etc) como asincrónicas (foro, e-portafolio, etc.).

El dominio de varios idiomas (incluido el perfecto dominio de la lengua materna y del inglés) y la sensibilidad a las diferencias multiculturales.

2. La comunicación a través de la tecnología digital

Cuando pensamos en lo digital, pensamos más en herramientas y medios (Youtube, twitter) que en lo que hacemos. Y es cierto que el dominio de las herramientas es importante. Pero no es suficiente. Lo que llamamos «Alfabetización digital» requiere 3 habilidades complementarias:

– Buscar, acceder, filtrar y sintetizar la información relevante de manera crítica y sistemática.

– Generar un contenido propio que represente un valor añadido real para los demás, más allá de la mera compartición. Esto implica desarrollar un proceso de pensamiento crítico que le permita construir conceptos y dar sentido.

– Producir y distribuir contenidos multimedia adaptados (Blog, zoom, meet, diapositivas).

3. Agilidad y adaptación

La fragmentación de las trayectorias profesionales nos empujará a desarrollar una transversalidad en términos de conocimientos, habilidades y experiencia.

Tendremos que adaptarnos a varios cambios. La agilidad que demostrará y su capacidad para manejar el cambio será entonces un factor clave de éxito. Esto implica desarrollar:

-Una alta tolerancia a la incertidumbre y a las nuevas ideas.

-Sus conocimientos en varias disciplinas.

-Una alta propensión a cambiar continuamente.

4. Creatividad e innovación

La creatividad es la capacidad de aportar una nueva perspectiva a los nuevos temas. ¡Y puede crecer continuamente! Por un lado, a través de una gran apertura a nuevas ideas y experiencias, ya sean culturales, artísticas o profesionales.

Dominando las herramientas que fomentan la creatividad, ya sea individual o colectiva (cuestionamiento, experimentación, etc.). Por último, un ambiente propicio para traer nuevas ideas y dedicarles tiempo.

5. Espíritu de iniciativa y espíritu empresarial

Más que nunca, lo que hagas dependerá de ti. La libertad de ser empresario, interna o externamente, nunca ha sido mayor. La capacidad de un individuo para pasar de las ideas a la acción requiere:

-Gran motivación: La mejor fuerza impulsora de su acción es la pasión. Identificar lo que te apasiona y orientarte hacia las actividades relacionadas con ello será la mejor garantía de éxito.

-Tomar riesgos

-Capacidad de gestionar los proyectos para alcanzar los objetivos

6. Organizarse de manera efectiva

La multiplicidad de intercambios a veces estériles, la masa creciente de información, la llamada a las distracciones y la diversidad de proyectos a realizar en paralelo nos obligará a desarrollar una gran productividad personal para poder alcanzar nuestros objetivos, en particular en 3 puntos:

-El tiempo seguirá siendo un recurso escaso. Todos deberán dominar las buenas prácticas en materia de gestión del tiempo y de las prioridades.

-La gestión del entorno de trabajo, ya sea a distancia o en la oficina, física o virtual, debe permitir a todos acceder de manera eficiente a todos los temas de actualidad.

-Aproveche la oportunidad de automatizar sus tareas rutinarias gracias a las diversas aplicaciones propuestas o desarrolladas por usted. La codificación debería convertirse en una de las habilidades básicas que todos deberían dominar.

7. Aprende a aprender

El aprendizaje debe ser continuo y constante. Cada uno de nosotros tendrá que dedicar por lo menos el 20% de su tiempo a renovar sus habilidades para seguir siendo empleable y esforzarse por mantenerse al día con las que requiere el cambiante mercado laboral.

Para ello, debemos desarrollar una cultura de autoformación y definir nuestra estrategia de aprendizaje en nuestro ecosistema (empresas, redes, escuelas, comunidades).

¡Apunta alto! Pero se razonable, aun no tienes la experiencia necesaria

Apunta alto, pero siempre usa el sentido común cuando solicites un trabajo. Estás empezando, así que busca posiciones de entrada donde puedas probarte a ti mismo.

Deja claro que, aunque estás consciente de que eres un principiante, todavía estás ansioso por aprender. Pero, no olvides dejar ver tu entusiasmo, pasión y determinación.

Por ejemplo, si tu meta es ser chef, podrías buscar trabajo como ayudante de cocina. O si tu meta es trabajar en el mundo de la moda, tu primer trabajo podría ser ayudante de costura.

Hay una gran cantidad de trabajos como asistente, auxiliar o ayudante que podrían ser perfectos para ti.

Aquí puedes encontrar la información necesaria para tu siguiente puesto de trabajo.

La paciencia es una virtud

Ten paciencia y prepárate para empezar desde abajo. Meter un pie – y luego el resto del cuerpo – en un negocio puede llevar algo de tiempo. También puede ser agotador, pero si eso es lo que realmente quieres hacer y te hace feliz, ¡ve por ello!

Trabajo desde casa sin experiencia

Trabajo desde casa

¿Qué es el teletrabajo, trabajo a distancia o trabajo desde casa?

Cada vez es más común que la gente haga al menos parte de su trabajo habitual desde su casa en lugar de la oficina.

La tecnología ha hecho posible que los trabajadores permanezcan en sus casas mientras están conectados a la oficina por teléfono, computadora, módem o correo electrónico.

Estas formas de trabajo son muy buenas opciones si deseas encontrar trabajo sin tener experiencia.

Esta modalidad de trabajo se ha empleado aún más durante el 2020, debido a la pandemia.

Por eso es que a diario las personas buscan este tipo de empleo. Y, mejor aún, las empresas usan más esta forma de trabajo.

Teletrabajo vs. Trabajo en casa: ¿Cuáles son las diferencias?

Más y más gente se está cansando de trabajar en la oficina. El estrés, los desplazamientos agotadores, la presión directa de la jerarquía… son los factores que llevan a los empleados a preferir el teletrabajo o el trabajo desde casa a un trabajo presencial.

Sin embargo, estos dos métodos de teletrabajo no son totalmente idénticos.

¿Qué es el teletrabajo?

El teletrabajo es, por definición, una actividad profesional realizada en casa o en el hogar. En este trabajo, el empleado está siempre bajo las órdenes de su jefe y debe cumplir con un cierto objetivo diario.

El teletrabajador tiene un estatus legal similar al de los empleados de oficina, excepto que realiza su trabajo desde su casa. Por lo tanto, tiene que seguir un horario de trabajo predefinido según el número de horas acordadas en el contrato de trabajo.

El empleado en el contexto del teletrabajo recibe un salario fijo al principio de cada mes.

¿Qué es trabajar en casa?

El trabajo a domicilio es una forma de actividad profesional que se lleva a cabo de forma independiente. En otras palabras, lo practican los autónomos, los trabajadores por cuenta propia, los auto-empresarios o los microempresarios.

En esta modalidad de trabajo, el autónomo es su propio jefe y realiza sus tareas profesionales de acuerdo con su disponibilidad y a su propia discreción.

Por consiguiente, organiza su propio horario según el número de horas que le convenga. Del mismo modo, el trabajador a domicilio elige la cantidad de su salario y decide todo sobre sus tareas.

Sin embargo, este tipo de actividad requiere que el trabajador autónomo adquiera muchos conocimientos. Estos últimos también tendrán que adaptarse a las nuevas tendencias del mercado, la comunicación, las ventas o la comercialización.

¿Cuáles son las principales diferencias entre el teletrabajo y el trabajo desde casa?

Además de las características del teletrabajo y el trabajo en casa, hay que hacer algunas distinciones importantes entre estas dos actividades profesionales. Estas son particularmente sus diferencias sociales y estructurales.

Socialmente

Derecho a vacaciones pagadas

El teletrabajador, que es un empleado adscrito a una empresa, tiene derecho a vacaciones remuneradas.

El trabajador autónomo, en cambio, no tiene derecho a ello, ya que es su propio jefe.

En otras palabras, no está obligado por un contrato de trabajo con un empleador que pueda hacerse cargo de su eventual licencia.

Además, él mismo decide el período y la duración de su permiso a su conveniencia.

No es el caso del teletrabajador, que debe obtener la aprobación de su empleador antes de tomar una licencia.

– Derecho al desempleo

En caso de cese de la actividad profesional, el teletrabajador-empleado tiene derecho al subsidio de desempleo.

Para ello, debe cumplir ciertas condiciones predefinidas por la ley. El trabajador autónomo a domicilio, por otra parte, no podrá beneficiarse de ella.

– La prestación de jubilación

Si el teletrabajador tiene derecho a una pensión mínima asegurada, el teletrabajador, en cambio, no tendrá derecho a ella.

Para beneficiarse de ella, esta última está obligada a afiliarse a un organismo de seguridad social.

Lo mismo se aplica a las diversas suscripciones de seguros, que son únicamente decisión y elección del trabajador por cuenta propia.

A nivel estructural

– Gestión del tiempo

El teletrabajador está obligado a respetar un horario específico determinado por su empleador.

Por otra parte, el trabajador a domicilio es libre de administrar su tiempo o de trabajar cuando lo desee.

No son responsables ante nadie más que ante su cliente.

– Remuneración

Como trabajan a través de su jefe, los teletrabajadores no perciben plenamente los beneficios generados por su trabajo.

Sólo se les devuelve una parte, dependiendo de los impuestos recaudados y la remuneración establecida en el contrato de trabajo.

El trabajador autónomo, por otro lado, obtiene el 100% de sus beneficios. Por esta razón, su remuneración depende de la cantidad de trabajo que haga.

– Paro laboral permanente

Un teletrabajador que deja de trabajar ya no podrá recibir un salario, aunque su trabajo genere automáticamente ingresos.

Por el contrario, el trabajador autónomo que deje de trabajar podrá seguir beneficiándose de sus ingresos.

Sin embargo, esta condición depende del sector y de la naturaleza de la actividad en cuestión.

Teletrabajo y trabajo desde casa: ¿cuál elegir?

Si quieres trabajar desde casa, el teletrabajo y el trabajo desde casa en la entrada de datos son, por ejemplo, opciones interesantes a probar.

Si no estás seguro de cuál elegir, el teletrabajo es adecuado para las personas que buscan seguridad y estabilidad financiera.

Además, también podrá recibir beneficios sociales y de seguro a largo plazo al mismo tiempo. Trabajar desde casa, por otro lado, está abierto a la gente que quiere montar su propio negocio y convertirse en su propio jefe.

Serás libre de administrar tu trabajo y tu tiempo, pero tendrás más responsabilidad. En este caso, el trabajador autónomo no se beneficia de la estabilidad financiera. Sin embargo, obtendrá su remuneración completa sin pasar antes por un empleador.

La ventaja de ambos métodos es que se puede elegir uno o ambos al mismo tiempo. Específicamente, tanto el teletrabajo como el trabajo desde casa son ventajosos si se desea trabajar desde casa.

Sin embargo, su elección depende de sus objetivos profesionales y de su capacidad para administrar su tiempo.

Trabajo en equipo
Esta imagen pertenece a FreePik

¿Cuáles son las ventajas y desventajas del trabajo fuera de la oficina?

Ventajas

Menos distracciones. No tienes compañeros de trabajo ni nada que te distraiga.

Más flexibilidad en la organización de las tareas diarias (mejor gestión del tiempo).

Ahorro tiempo y costos de transporte. No más horas de viaje en metro o bus, ni gastos en taxis si te levantaste tarde.

Aumento de la satisfacción en el trabajo. Nos sentimos más cómodos en el calor de nuestro hogar.

Haciendo las cosas a nuestra manera sin los ojos de jefes o supervisores siguiéndonos a todos lados.

Desventajas

Aislamiento. Dependiendo de tu forma de ser, esto puede jugar en contra.

Estarás solo, no habrá grupo o compañeros de trabajo con quien relacionarte.

Falta de distinción entre el hogar y el trabajo. Para esto debes organizarte bien.

Tener un lugar asignado en tu casa para trabajar. Una oficina con escritorio y todos los materiales necesarios para desempeñar tus tareas.

Si mezclas todo, no podrás hacer bien tu trabajo.

Más distracciones de la familia. Sobre todo, si tienes hijos o niños en el hogar.

No te distraerás conversando con tu compañero de al lado, pero si con pedios de alguna familiar o los ruidos que hagan el resto de los ocupantes de la casa.

Riesgo de trabajar un número excesivo de horas. Bueno, lo mismo que te he dicho antes.

Si no te organizas bien, todo esto se puede convertir en un desastre.

¿Qué tipo de trabajo puedes realizar desde casa?

A continuación, te contaremos de algunos de los trabajos que puedes realizar desde casa. Son muchos, pero te nombraremos aquellos en los que piden poco o nada de experiencia previa.

Entonces, si no has trabajado nunca y no sabes cómo buscar tu primer trabajo, nosotros te orientamos para que sepas por dónde empezar.

Asistente virtual

Este trabajo tiene mucha oferta. Son muchos los profesionales que necesitan de un asistente o ayudante para aligerar sus cargas. Mientras ellos se ocupan de las tareas que solo ellos pueden hacer, delegan otras para que las realice su asistente.

Para poder desempeñar este tipo de trabajo necesitas tener una computadora a tu disposición (algunas empresas o cliente te prestan una, pero por lo general, es requisito tenerla). Acceso rápido a internet y una línea telefónica.

Las tareas que puedas desarrollar, variarán dependiendo de la profesión de tu empleador. Sin embargo, te describiremos algunas de las tareas que te podrían asignar.

Leer y responder correos electrónicos, contestar llamadas, programas citas y reuniones, consultar proveedores y realizar pedidos, solicitar cotizaciones, dar información o recibir mensajes para tu empleador.

Agente de call center

Con la pandemia, los call center han enviado a sus empleados a trabajar desde casa. Y continúan tomando gente, pero para que trabaje a distancia.

Como telemarketer, tendrás que hacer llamadas salientes para realizar ventas de productos intangibles. También, es posibles que seas asignado como agente de atención al cliente para atender los reclamos sobre facturación o mal funcionamiento de algún producto.

Para desarrollar este tipo de actividad, necesitas tener habilidades de comunicación, ser respetuoso y cordial. Tener empatía con el cliente y buena dicción. También, necesitarás una computadora y acceso a internet.

Redactor de contenidos

Este es un trabajo muy solicitado por sitios webs. Tienes que ser bueno redactando y tener buena ortografía. Por eso, si estudias o eres profesional en carreras como periodismo, comunicación social o escritor, este trabajo es para ti. Se trata de crear contenido de valor para diferentes tipos de sitos webs.

Te mencioné algunos, pero hay muchos más: Diseñador gráfico, programador, community manager, traductor, asistente contable, editor de videos, data entry, encuestas telefónicas, etc.

Ya sabes cómo se llaman, pon manos a la obra y busca el empleo que mejor se adecue a tus habilidades y conocimientos.

Photo by Erik Mclean on Unsplash

Trabajo de medio tiempo sin experiencia

Estás en busca de tu primer trabajo, pero necesitas tiempo para dedicarle a tus estudios. Si es así, esta modalidad de trabajo es la mejor para ti.

¿Qué es un trabajo de medio tiempo o media jornada?

Pues, cómo lo indica su nombre, un trabajo a medio tiempo es cuando un trabajador es contratado para laborar la mitad de las horas establecidas legalmente. En algunos países, también se denomina así a los trabajos con menos horas que las legales.

Ventajas de trabajar medio tiempo

Como dijimos al principio, al trabajar media jornada vas a tener más horas libres al día para realizar otro tipo de actividades. Por eso es que esta modalidad de empleo es la más aconsejada para estudiantes.

Te permitirá continuar asistiendo a la universidad y contar con horas de estudio, a la vez que logras generar ingresos para tus gastos.

Siempre que no excedas las horas legales de trabajo, puede tener más de un trabajo a medio tiempo. Esto te ayudara a ganar más dinero, ya que el salario es proporcional a las horas trabajadas.

Es una muy buena opción para lograr ganar experiencia laboral mientras te terminas de preparar para tu empleo ideal.

Scroll al inicio