Consejos para negociar salario

Durante las entrevistas de trabajo, hablar de salario puede ser una experiencia bastante dura que puede hacerte sudar frío.

Sin embargo, si llegas bien preparado, te será más fácil conseguir el trabajo de tus sueños y negociar tu salario.

A continuación, queremos dejarte estos 7 consejos profesionales sobre cómo decirle al mundo cuánto vales.

Aplicando estas estrategias, llegarás a ser un activo que atraerá la atención del reclutador y saldrás de la conversación profesional con tus ingresos deseados.

Prepare argumentos para optar por el salario

Hablar del salario que se está considerando no se puede improvisar. Además, hay que averiguar cuál es el precio de mercado.

También, qué rango salarial ofrece la empresa para el tipo de puesto que se solicita y para su nivel de formación.

Comunícate con un colega que trabaje en tu mismo rubro para saber que gana como salario, o, un vistazo a las escalas salariales que aparecen en la prensa o en las bibliotecas de CV.

Esta preparación es esencial para ganar puntos con los reclutadores a la hora de negociar tu salario.

 Esa preparación previa, va a ser la prueba de que conoces el mercado, de que te has tomado el tiempo de informarte sobre la empresa y de que conoces tu valor.

Piensa en lo que quieres conseguir

Para un puesto de trabajo, los reclutadores hablan en términos de salario bruto anual. Hay que hablar el mismo idioma que ellos para que sea más fácil hablar con ellos.

Piensa de antemano en el salario bruto anual que deseas, y luego, posiblemente, añade el salario variable (bonificaciones, primas).

Al final, debes ser capaz de proponer un paquete salarial al reclutador, ten en la mira lo que deseas y como lo deseas, ya que una nueva oportunidad como esta, difícilmente se repite.

Espera que el entrevistador hable primero de salario

Una de las preguntas finales que se hace en la mayoría de las entrevistas de trabajo es ¿Cuáles son sus expectativas salariales?

Es mejor dejar que sea el propio entrevistador quien se ocupe de esta cuestión en primera instancia y no tu quien se anticipe.

En cualquier caso, llegará inevitablemente el momento en que lo hagan, ya que también es una forma de poner a prueba al candidato.

Dicho esto, también puede ocurrir que el empresario espere a una segunda entrevista antes de iniciar la negociación.

En este caso, es necesario plantear la pregunta sobre el proceso desde el principio, para saber cuándo se planteará el tema. Y si no se da el momento de parte del entrevistador, toma la iniciativa.

También te puede llegar a interesar nuestro artículo, «¿Cómo encontrar trabajo por internet?»

No Inflar tu antiguo salario

Este es el falso consejo que suele aparecer y es muy peligroso, de hecho, hoy en día, los reclutadores tienen acceso a toda tu información.

Al brindar referencia, el entrevistador tendrá acceso a el teléfono, la red, internet y es muy fácil averiguar sobre ti y ver si les has engañado.

Además, los riesgos son mayores de lo que puedes llegar a pensar, ya que la información siempre circula.

Otra alerta, si caes en la tentación de mentir, y ser descubierto, puedes terminar con una pésima reputación otros reclutadores.

Si quieres pedir un ingreso mayor, es mejor que expliques que tu salario anterior se fijaba con criterios más antiguos o que tus responsabilidades no eran las mismas.

¿Pedir menos salario para asegurar el trabajo?

No hay que cometer el error de pedir menos en una entrevista de trabajo para estar seguro de conseguir el empleo.

De hecho, puede tener en un efecto negativo, el reclutador puede llegar a pensar que te estás devaluando y pensará que hay un problema en tu carrera.

O un escenario peor, que acepten de esa manera y pierdas una gran oportunidad de tener el salario que deseas y mereces, en el trabajo que quieres.

Tienes cualidades, tienes habilidades y tienes conocimientos, entonces, tienes que cobrar lo que vales por el trabajo.

La mejor manera de argumentar

También en este caso, hay que haber estudiado bien el mercado y la empresa a la que se solicita.

De hecho, el reto es mostrar el valor añadido que aportará y cómo eres merecedor de los ingresos estas solicitando.